¿Qué tan difícil puede ser caminar en familia en nuestras comunidades?

¿Qué tan difícil puede ser caminar en familia en nuestras comunidades?

La caminata, más que una práctica, es un sano ejercicio que beneficia a nuestra salud en aspectos que van desde el control del peso, hasta ser uno de los métodos más efectivos para vigorizar nuestra capacidad física, mental y espiritual. Si bien los Estados Unidos es una enorme nación en la cual se privilegia el parque automotor, también existen otras alternativas de transporte más sanas para la salud y el medio ambiente como lo son el ciclismo y precisamente la caminata, teniendo cada vez más adeptos que realizan sus actividades como ir al trabajo o la escuela a través de estos medios.

Es innegable que no hay nada más placentero que disfrutar junto a la familia de un paseo al aire libre, o por los espacios abiertos de nuestras comunidades. Sin embargo ¿Sabemos que tan “caminable” es la comunidad en la cual vivimos? Para brindarnos algunas respuestas a esta interrogante la NTHSA (Administración Nacional de Seguridad Vial) ha elaborado una guía que nos permitirá saber que tan amigables son nuestras comunidades frente a la sana práctica de la caminata. Solo basta brindarle a nuestra familia y a nosotros mismos de un tiempo adecuado para disfrutar junto a nuestros hijos de una sana caminata por nuestros alrededores, para luego, gracias a un sencillo formulario, poner a prueba a nuestro vecindario y saber que tan “caminable” puede llegar a ser. Podemos elegir para esta prueba las rutas que usualmente tomamos, como la ruta que usamos para ir a la escuela de nuestros hijos, o a la casa de un amigo.

Luego de calificar a nuestra comunidad gracias a las preguntas sencillas que nos brinda el formulario, y determinar los mayores inconvenientes de nuestro vecindario, podemos establecer algunas acciones que permitirán hacer de nuestro entorno, un lugar más amigable y accesible para los paseos a pie. “Siendo conscientes de los problemas, podemos otorgar las soluciones” es lo que manifiesta la propuesta de la NTHSA, que lo que busca es imponer un nuevo concepto denominado “traffic calming” (calmando el tráfico) que pretende convertir a muchas calles, en las cuales los conductores solían exceder los límites de velocidad, en espacios en los cuales los peatones y sus familias pueden transitar con tranquilidad.
¿Cómo podemos hacer un cambio positivo? La guía se enfoca en asumir dos tipos de acciones frente a las problemáticas que pudimos haber encontrado en nuestra comunidad. En primer lugar, las acciones a corto plazo, y los protagonistas para dichas acciones seremos nosotros mismos y nuestras familias. Acciones prontas sobre educación de costumbres y asumir un rol protagónico frente a los problemas que de seguro ya encontramos a diario y que por alguna razón ignoramos. En segundo lugar, las acciones a largo plazo, centrados más a acciones como comunidad que busquen generar conciencia colectiva de los problemas de tránsito en el vecindario y que se acuerden gestiones dirigidas a las autoridades que busquen con el tiempo transformar los espacios que rodean nuestros hogares, en sitios más seguros y tranquilos.

Usted, su familia y sus vecinos pueden ser también parte del cambio. Atrévase a salir a campo abierto y a ser analítico de las situaciones actuales, crítico de los problemas que pudiesen encontrarse, y un gestor de las soluciones en bien de su comunidad. Si usted desea poner a prueba su vecindario, solo ingrese al siguiente link de la NTHSA: Revisión para peatones.

¿Qué tan difícil puede ser caminar en familia en nuestras comunidades? Christian Cesar De la Cruz Gil

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTE ARTÍCULO?

Bueno

Summary:

5

Valoración del usuario: 0 (0 Votos)
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Compartir:

Publicaciones relacionadas