Los grandes riesgos de conducir con sueño o cansancio

Las leyes de casi todo el mundo prohíben, de manera estricta y por resguardar la seguridad vial, que una persona conduzca un vehículo en estado de ebriedad o bajo la influencia de otro tipo de sustancias nocivas, lo cual permite que se salven muchas vidas. El ser humano pierde sus plenas capacidades de atención y reacción cuando se encuentra intoxicado por el alcohol, una pequeña dosis puede hacer que sus reflejos no sean los mismos pudiendo entonces ocasionar un accidente. En ese sentido, el cansancio y el sueño también disminuyen los niveles de atención y reacción ¿Es tan peligroso conducir con sueño como hacerlo bajo los efectos del alcohol?

Pues según recientes apreciaciones, conducir cansado o con sueño puede llegar a ser realmente una mala decisión y ya es un peligro muy tangible en nuestras carreteras. De acuerdo con la Administración Nacional de Seguridad Vial, conducir con sueño causa más de 100.000 accidentes al año, cifras importantes para tener en cuenta. Estas alarmantes cifras se repiten porcentualmente en distintos países, y se ha establecido como una causa tan común en los accidentes de tránsito como la ingesta de alcohol. De hecho, se ha demostrado que una persona con 18 horas de insomnio es casi tan riesgosa al conducir como aquella que maneja ebria.

La falta de descanso puede producir entre los conductores, efectos como:

  • Reducir el tiempo de reacción
  • Dañar el juicio y la visión
  • Reducir la atención a señales importantes, a cambios en el camino y a las acciones de otros vehículos.
  • Disminuir la agudeza, dificultando la visión de obstáculos, especialmente cuando maneja en la oscuridad o por tiempo prolongado.
  • Aumenta el mal humor y la conducta agresiva.

Por ello ¡Sea prudente! Si usted ha tenido una muy larga y demandante jornada de trabajo o por alguna razón no ha podido disfrutar de sus horas de sueño de manera adecuada, lo recomendable es evitar ponerse frente a un volante sobre todo si va a iniciar trayectos largos. Resguardar el vehículo en un lugar seguro y movilizarse en un taxi sería una recomendación de seguridad vial adecuada para estos casos. ¿Cómo podemos reconocer si estamos cansados o con somnolencia? Estos son algunas características que debes tener en cuenta:

  • Párpados pesados, dificultad para concentrarse y parpadeo frecuente
  • Pensamientos errantes
  • No recordar haber conducido las últimas millas
  • No percatarse de las señales de tránsito o salidas (Tener la sensación de no haber visto ninguna en todo el camino)
  • Bostezar de manera constante
  • Errores de conducción frecuentes, como salirse del carril o hacer patinar las ruedas
  • Irritabilidad
  • Dificultad de visión, presencia de problemas para mantener la cabeza en alto

No tome con ligereza el exceso de cansancio ni la falta de sueño, su seguridad y la de los suyos vale bien tomarse el tiempo para implementar algunas recomendaciones, aplazar el viaje o tomar un taxi. Y si se encuentra en el trayecto y empieza a sentir los estragos del cansancio ¡Deténganse! Busque un lugar seguro y tómese el tiempo necesario para tomar una siesta que lo haga llegar a salvo a casa.

Los grandes riesgos de conducir con sueño o cansancio Christian Cesar De la Cruz Gil

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTE ARTÍCULO?

Bueno

Summary:

5

Valoración del usuario: 0 (0 Votos)
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Compartir:

Publicaciones relacionadas