Conducir enojado podría aumentar considerablemente el riesgo de un accidente

Conducir enojado podría aumentar considerablemente el riesgo de un accidente

Se ha convertido en algo tan habitual que muchas veces dejamos de prestarle la atención debida y, sin embargo, las fatales consecuencias de la conducción agresiva aún siguen haciéndose latentes a diario. ¿Qué tan riesgoso es conducir enojado? Pues recientes estudios nos brindan una respuesta realmente alarmante.

Una investigación realizada por el Instituto de Transporte de la Universidad Virginia Tech mediante un reciente estudio plantea que conducir con el estado de ánimo alterado, sumado a factores de distracción, incrementan exponencialmente las posibilidades de que dicho conductor sufra un accidente de tránsito.

¿Cómo es que se produce la conducción agresiva?

Conducir enojado es, básicamente, un comportamiento humano, por ende, cuando nos referimos a la conducción agresiva nos referimos en realidad a una conducta agresiva que el(la) conductor(a) manifiesta cuando conduce un vehículo.

¿Cómo y por qué se produce esta conducta? Pues bien, para resolver esta interrogante habría que adentrarnos un poco dentro de la psicología del conductor. Si bien algunos especialistas apuntan que las conductas agresivas durante la conducción de un vehículo se hacen evidentes fácilmente, y sobre todo, en las personas que son propensas a desencadenar episodios de ira en cualquier otro ámbito de su vida personal; otros profesionales se inclinan a hacer énfasis en la existencia de un déficit en las personas en general en saber cómo afrontar las situaciones de estrés de su vida diaria (Casa, trabajo, relaciones personales) Estrés que encuentra una vía de fuga durante la conducción de un vehículo.

En lo que sí coinciden la gran mayoría de especialistas es en que existen técnicas y prácticas que pueden ayudar a los conductores a sobrellevar las tensiones y a controlar la agresividad frente al volante.

Controla la agresividad frente al volante

Las recomendaciones que nos brinda la Foundation for Traffic Safety (AAA) para no caer en la conducción agresiva se centra en tres aspectos en particular.

No ofenda

Muchas de las situaciones de agresividad en las carreteras se inician como respuesta a una conducta agresiva por parte de otro conductor. Por ello, la primera recomendación para evitar involucrarse en casos de ira o agresividad en las carreteras es tomar la iniciativa y no manifestar comportamientos de ese tipo. Algunos de estos comportamientos que debemos evitar señalados por la AAA son:

  • Cortar el paso
  • Ir despacio en el carril izquierdo
  • No guardar la distancia mínima de seguridad entre vehículos
  • Los gestos que podrían considerarse ofensivos

No responda provocaciones

Para iniciar una discusión (o un escenario agresivo en plena autopista) se necesitan por lo menos dos personas. Por ello, la mejor manera de evitar enfrentamientos es no contestar las provocaciones. Algunas de las actitudes que la AAA nos recomienda para estos casos son:

  • Mantente alejado y permíteles el espacio a los conductores agresivos
  • Evita el contacto visual
  • Buscar ayuda de las autoridades en caso de insistencia o exceso de agresividad (No busque resolverlo usted mismo)

Cambie de actitud

En sí, lo más importante que puedes hacer para evitar un escenario de agresividad en la autopista es decidir adecuadamente, y las buenas decisiones parten de un cambio de actitud. Nuevamente la AAA nos brinda algunas sugerencias al respecto:

  • Olvídate de ganar. No siempre ser el primero en cruzar las carreteras, en entrar en el atajo o en sentirse el ganador de una discusión es lo más recomendable, de hecho, no lo es. Para evitar correr en la carretera, se puede salir más temprano de casa. Para evitar las discusiones, es preferible guardar silencio y cederle el paso al conductor agresivo.
  • Ponte en lugar de la otra persona. El lugar de juzgar y discutir con el otro conductor, intenta analizar y meditar con respecto a las razones del por qué esa persona se encuentra tan enojada o alterada. Este cambio de actitud puede hacer que tu propio estado de ánimo se mantenga en calma.
  • Si sientes tener un problema, solicita ayuda. No esperes a que suceda algo determinante para que te animes a buscar ayuda. Si sientes que tienes un problema de stress o agresividad solicita ayuda inmediatamente. Existen cursos de control de ira que pueden ayudarte a mejorar tu comportamiento frente al volante.

¡Mantén la calma, se precavido y amable con los demás! Esas son las grandes claves para mantenerte seguro en las carreteras. Y recuerda, si lo que buscas es seguridad ¡No lo pienses más! Comunícate hoy mismo con uno de nuestros expertos asesores de seguros de auto y descubre todo lo que Seguros sin Barreras puede hacer por ti y por tu economía. ¡Ingresa AQUÍ!

Conducir enojado podría aumentar considerablemente el riesgo de un accidente segurossb

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTE ARTÍCULO?

Bueno

Summary:

5

Valoración del usuario: 0 (0 Votos)
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Compartir:

Publicaciones relacionadas