Algunas razones por las que no debería tocar el claxon sin necesidad aparente

Algunas razones por las que no debería tocar el claxon sin necesidad aparente

Pensemos por un segundo en el siguiente escenario hipotético. Usted ha salido con cierto retraso de su hogar, la hora avanza y cada vez más se le hace un poco tarde para llegar al trabajo (o cita) la carretera está algo congestionada, se empiezan a formar algunas filas de autos en los cruces, se ha topado usted con la luz roja, espera impaciente a que cambien a verde para seguir su trayectoria y de pronto, al hacerlo, el vehículo delante de usted demora en iniciar la marcha. Lo más probable es que lo ha imaginado mientras leía, y más que imaginarlo, quizá ha recordado algún evento pasado similar al aquí narrado. No se avergüence, de seguro su recuerdo, al igual que el relato hipotético, terminó en lo mismo, usted no pudo evitar tocar desesperadamente el claxon de su vehículo para intentar que el de adelante inicie su marcha. No se avergüence, pero recapacite, hacerlo no es lo adecuado.

Existen muchas razones por las cuales usted debería evitar tocar el claxon de su auto sin necesidad aparente, muchas de ellas se sustentan en la educación vial, el respeto por los demás y en prodigarnos a todos un ambiente seguro; sin olvidar que esta mala costumbre contribuye a la conocida contaminación auditiva. Sin embargo, existen también datos físicos y reales que hacen de tocar el claxon sin necesitarlo realmente, una práctica inadecuada. El claxon o las también conocidas bocinas para auto, suenan de 90 decibeles a más, algo que está por encima del límite de los 55 decibeles que la Organización Mundial de la Salud considera como aceptables. En su “Guías para el Ruido Urbano” la OMS informa que se ha demostrado que el ruido puede perjudicar el rendimiento de los procesos cognitivos. También se señala que el ruido por encima de 80 decibeles reduce la actitud cooperativa y aumenta el comportamiento agresivo. En otras palabras, si usted tiene por costumbre tocar el claxon a cada instante y sin necesitarlo realmente, lo único que hace es generar un ambiente de mucho estrés y tensión, propicio para la conducción agresiva, una situación riesgosa para todos en la carretera.

El manual del automovilista de la DMV de California (Departamento de Vehículos Motorizados) nos señala algunos puntos a tener en cuenta al respecto.

Usted no debe tocar el claxon:

  • Si un conductor o ciclista va manejando despacio y usted quiere adelantarse
  • Para avisar a otros conductores que han cometido un error
  • Por enfado o ira.
  • A peatones, ciclistas o motociclistas, salvo sea para evitar un accidente

De la misma manera, la DMV nos recomienda que podemos tocar el claxon:

  • Para evitar choques o accidentes
  • Para avisar a otros conductores de un peligro inminente, o avisarle que está a punto de hacer una acción riesgosa que pudiese ocasionar un accidente.
  • En caminos angostos de poca visibilidad, como montañas, en donde no pueda visualizar a más de 200 pies por delante de su vehículo.

¿Se ha topado con algún conductor agresivo que no dejaba de tocar el claxon? No dude en compartirnos sus experiencias y opiniones en la sección de comentarios a continuación.

Algunas razones por las que no debería tocar el claxon sin necesidad aparente Christian Cesar De la Cruz Gil

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTE ARTÍCULO?

Bueno

Summary:

5

Valoración del usuario: 0 (0 Votos)
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Compartir:

Publicaciones relacionadas